Silencio

9:05


Silencio


Entrecortes de una historia. La observo. -Ella no se percata de mi fugaz mirada, y quizás nunca lo vaya a hacer-. Naturalmente, ella no me conoce y ni yo a ella. Quizás nunca lo haremos. Este es el fin de la historia, cuatro años después.


Una ilusión


A ella le gustaba él. A él no le gustaba ella. Esa era la historia, que no era mía. Yo, como buen observador - a ojo de buen cubero, diría una catedrática de mi carrera-, sabía que quizás existía un trasfondo. Pero... ¿Cuál era?

Entrometerme, es un buen verbo para describir los acontecimientos. ¿Saben...? Hay dos cosas que siempre me han perseguido a lo largo de mi vida: un juego y una pasión, muchos podrán intuir cuales son. Es inevitable no fijarme en alguien que tenga esos gustos también. Es bastante probable que sean el origen de mis desvaríos, aunque esa es una historia diferente.

En un resumen exprés, ella aparentaba ser una caja de Pandora, ella aparentaba ser poesía, ella aparentaba ser una historia que quería ser contada. Pero... yo no era la persona que ella buscaba. Él sí lo era, pero él ya estaba escribiendo una historia. 

Irónico y sin sentido. Algunas historias solo pasan en nuestras idealizaciones. 



Una anécdota 





Es necesario aceptar que nuestras vidas son bastante irrelevantes en el curso natural de las cosas. De cualquier forma, la escritura reconforta de alguna manera. 


Es viernes. No es un viernes normal, ese día tengo un compromiso a sesenta y dos kilómetros de mi casa. ¿Lejos? Probablemente. Ya es normal que todo me quede lejos, así que nada me preocupa. A excepción de una cosa: los datos móviles se me terminaron dos días antes. Solo existe un problema: mi carrier está teniendo una actualización de datos, debido a que fue comprado por un monopolio. (https://www.prensalibre.com/economia/tuenti-pasa-a-ser-parte-de-claro-que-cambiara-en-el-segmento-mas-buscado/) Entonces, se me hace imposible poder comprar datos móviles y me deja con la única opción: usar mapas de Google maps descargados.

A partir de ese instante, quizás todo empezó a acaecer. Posteriormente a mi compromiso, alrededor de las 17:00 horas decidí dirigirme a mi casa. Sesenta y dos kilómetros de recorrido, distancia que es una nimiedad en cualquier otra parte del mundo. Sin embargo, me encuentro en el país latinoamericano con una de las tasas más altas de corrupción y desigualdad social: Guatemala. La infraestructura no es la excepción a las falencias de este país, y ésta es una bazofia. Así que los sesenta y dos kilómetros representan una pequeña eternidad. 


Entonces, fue cuando me perdí, por un simple error. 








This story will continue as soon as possible... ERROR 4004 DEFAULT









You Might Also Like

0 comentarios

Popular Posts

Like us on Facebook

Made in Guatemala

Made in Guatemala